/

El término “consumo fantasma” o “consumo vampiro” se refiere al derroche de energía que ocurre cuando un dispositivo está enchufado y consumiendo electricidad, incluso cuando no está en uso. A menudo, este es el caso de los cargadores conectados sin un dispositivo que necesite ser cargado. No solo se trata de los costos económicos asociados, sino también de las implicaciones ambientales y la durabilidad de tus dispositivos. “Consumo Fantasma” y por qué Deberías Preocuparte.

El Lado Económico: Costos Ocultos y Datos Reveladores

Según expertos en eficiencia energética, esos inofensivos cables enchufados pueden representar hasta un 10 % del consumo total de energía de tu hogar. Imagina tener un agujero en tu bolsillo del 10 % de tu dinero: eso es lo que está ocurriendo. Datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntan a que dejar conectado un cargador sin un dispositivo conectado consume alrededor de 0,0002 kilovatios hora (kWh). Aunque parece una cantidad pequeña, suma con el tiempo y contribuye a la factura de electricidad.

Más Allá del Bolsillo: Riesgos y Consecuencias

Sin embargo, la historia no termina aquí. Dejar el cargador conectado sin el celular tiene consecuencias más allá de los costos directos. Los informes han documentado casos de incendios provocados por cargadores defectuosos o cables en mal estado, lo que podría derivar en cortocircuitos peligrosos. Además, la práctica de mantener los cargadores enchufados puede tener un impacto negativo en la vida útil de estos dispositivos. Los componentes internos y los cables sufren estrés innecesario, lo que podría resultar en una vida útil reducida o daños en el futuro. “Consumo Fantasma” y por qué Deberías Preocuparte.

Salud de Dispositivos y Medio Ambiente en Juego

Incluso los cargadores modernos no están exentos de problemas. Aunque estén diseñados para minimizar el sobrecalentamiento, dejarlos conectados durante largos períodos podría aumentar el riesgo de calentamiento excesivo. Pero el impacto va más allá de tus dispositivos. La generación de energía conlleva emisiones de gases de efecto invernadero y la explotación de recursos naturales, lo que afecta al medio ambiente en general. Pequeñas acciones, como desconectar los cargadores, pueden marcar la diferencia en la reducción del consumo y la preservación de nuestro planeta.

Un Paso Pequeño para Ti, un Gran Paso para tu Bolsillo y el Planeta

En resumen, dejar el cargador conectado sin el celular no es una práctica inocua. Va más allá del gasto eléctrico y puede tener implicaciones económicas, medioambientales y de seguridad. Al tomar medidas simples, como desconectar los cargadores cuando no están en uso, puedes reducir costos, prolongar la vida útil de tus dispositivos y contribuir al bienestar del medio ambiente. La próxima vez que salgas de casa, asegúrate de que tu preocupación por los detalles se extienda al apagado de esos cargadores insidiosos.

Por Valentina