/

La Unidad para las Víctimas propició un espacio de diálogo con cerca de 40 víctimas del conflicto armado como inicio de la conmemoración del 9 de abril. En el acto, víctimas de distintos orígenes y pensamientos ideológicos manifestaron su deseo de participar de diálogos de paz, rechazaron la estigmatización que han vivido y abrieron un camino de reflexión sobre su rol en la sociedad, en donde Victimas y Desplazados dicen: “Esperamos que nos escuchen a los últimos de la cola”

Victimas y Desplazados dicen: "Esperamos que nos escuchen a los últimos de la cola”
Victimas y Desplazados dicen: “Esperamos que nos escuchen a los últimos de la cola”

“Yo pensé que mi dolor era solo mi dolor, pero escuchándolos me di cuenta de personas que también sufrían y que hay historias desgarradoras. La verdad es que todos tienen historias distintas que tienen que ser escuchadas”. Nora Zuleta Vanegas, integrante de Fedegán y víctima de extorsión y expropiación pronuncia cada palabra con la compasión que otorga enterarse de las tragedias vividas por otros y la conmoción de verse reflejada en ellas.

Zuleta Vanegas es una de las 40 víctimas que contribuyeron este domingo en “Entre víctimas: experiencias de vida y resistencia para transformar a Colombia”, un espacio al que asistió virtualmente el presidente Gustavo Petro y que propició la Unidad para las Víctimas con dos objetivos: rechazar la estigmatización ejercida contra ellas por su diversidad de orígenes y pensamientos ideológicos, y promover su participación central en la transformación de la sociedad colombiana que persigue la paz total.

CONMEMORACION DE LA SEMANA DE LAS VICTIMAS

El acto dio inicio a la semana de conmemoración del 9 de abril que lidera la Unidad en conjunto con otras entidades del Gobierno Nacional. Más allá de eso, hizo las veces de una gran mesa redonda en la que las asistentes tomaron la palabra para reclamar por reparación integral, pusieron al servicio de los otros sus experiencias de vida y cuestionaron al Ejecutivo sobre qué tanta participación real les va a propiciar en los diálogos de paz.

“Aquí también estamos los ganaderos que hemos sido víctimas de este conflicto. Como dijo el presidente, la paz total no se hace discriminando a unos y otros. Así como ustedes estuvieron en medio de este conflicto, nosotros también lo hemos sufrido hace muchos años”, dijo Zuleta Vanegas, mientras entregaba a la Unidad un jarrón blanco, reconstruido por ella y otras víctimas pues “a pesar de las diferencias, sí se puede construir un país por medio de la esperanza y la diversidad; la paz total va a llegar con ayuda de todos nosotros que estamos poniendo un granito de trabajo para lograrla”.

EL JARRON FUE EL SIMBOLO MAS PODEROSO

El jarrón fue quizá el símbolo más poderoso y visible que se alzó en este espacio. Retrató cómo los tejidos sociales de Colombia, aunque estén fracturados, pueden transformarse gracias a la voz de las más de nueve millones de personas golpeadas por el conflicto armado. El acto se llevó a cabo en el Salón Rojo del Hotel Tequendama, en Bogotá, y reunió a víctimas de distintas regiones, pertenecientes a pueblos indígenas y negros, al campesinado, a colectivos de mujeres y representantes de la comunidad LGBTI, a víctimas que sufrieron el atentado en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, y en situación de discapacidad, entre otras.

Victimas y Desplazados dicen: "Esperamos que nos escuchen a los últimos de la cola”
Victimas y Desplazados dicen: “Esperamos que nos escuchen a los últimos de la cola”

Patricia Tobón Yagarí, directora de la Unidad para las Víctimas, mencionó que, aunque somos un país fragmentado y estigmatizado, es vital la unión para transformarlo en conjunto, y ese proceso es impensable sin la experiencia de las víctimas, pues tienen la autoridad moral para trabajar por la paz de Colombia. Tobón Yagarí reconoció que el perdón es un camino largo y necesario, pero no el único para avanzar en diálogos de paz.

“Primero necesitamos reconocer el dolor, que nos solidaricemos los unos con los otros porque de esa manera es que le podemos hablar al país desde una ética pública. Es necesario que se escuche esa verdad. Puede que no haya perdón, pero puede haber escucha y reflexión. Puede que alguien no comparta con este gobierno, pero es el deber de este gobierno trabajar por que haya justicia social para todos. Nosotros queremos trabajar estos años en un proceso de transformación, convivencia, diálogo social, serio y fuerte con las víctimas”, describió la directora.

REFORMAS QUE REQUIERE LA LEY 1448 O LEY DE VICTIMAS

Promover la participación en las negociaciones de paz que adelanta el Gobierno, como también en las reformas que requiere la Ley 1448, conocida como Ley de Víctimas, para contribuir a cerrar el rezago en la reparación integral, fueron algunos puntos que expusieron las asistentes. Así lo dijo Germán Medina, víctima de desplazamiento forzado e integrante de la Fundación Fecasode, que brinda apoyo a otras personas que han padecido este delito.

“Nosotros los campesinos, los indígenas, siempre nos quedamos atrás, en la cola. Escuchan primero a los ministros, a otros funcionarios, a secretarios, luego a uno nunca lo escuchan. Esta es la primera vez. Tengo mucho que decirle al presidente Gustavo Petro. Esto porque el problema es que nos escuchen. Gustavo Petro parece ser un presidente diferente y por eso esperamos que nos escuche a los últimos de la cola porque ahí está la riqueza de la sociedad. Mi pregunta es ¿Qué participación nos van a dar ustedes a nosotros en esa tarea?” expresó Medina.

Como él, intervinieron otras asistentes: Rosa Quiñones, lideresa afro que ha sufrido violencia sexual y desplazamiento, indicó que necesitan más garantías y no sentirse tan solas y solos en los territorios; Manuel Velandia, representante de la población LGBTIQ+, pidió incluir a las víctimas en el exterior en este proceso de diálogo y escucha; el líder social Gerney García recordó que existe un acumulado histórico de acciones de las víctimas y de formas organizativas que deben ser tenidas en cuenta; mientras que Olger Pérez saludó la disposición que ha visto en el actual gobierno con el campesinado, en específico con regiones fuertemente afectadas por el conflicto armado como lo es el Catatumbo.

ESTE TIPO DE ENCUENTROS CONTINUARAN

Ante las víctimas, la directora de la Unidad para las Víctimas concluyó que este tipo de encuentros continuarán, y no solo en clave de conmemoración, sino también de una participación que fortalezca el rol de las víctimas en la sociedad, para que ellas tomen “el micrófono y se escuchen sus propuestas”. “Esto implica desarrollar estrategias para que el país comprenda lo que ustedes tienen que decir sobre la polarización, a la justicia restaurativa, las reformas, la paz, la reparación integral. Necesitamos que las víctimas conversen. La transformación la hacemos posibles todos y todas”.

Ya que llegaste hasta aquí, quizá te pueda interesar mas Noticias Sobre VICTIMAS Y DESPLAZADOS.