Saltar al contenido
/

Noticias

Directora de la Unidad para las Víctimas anuncia mesa de trabajo para atender asuntos urgentes de emberas en Bogotá

Luego de los hechos violentos ocurridos este miércoles en la capital de país, la directora de la Unidad para las Víctimas, Patricia Tobón, anunció la instalación de una mesa de trabajo conjunta con la Alcaldía Mayor de Bogotá y lamentó la situación que se presentó en el centro de la capital.

La directora recordó que se está trabajando de la mano de la Alcaldía de Bogotá para hacer un retorno digno de estas comunidades.

Sobre esta situación, la directora Tobón expidió la siguiente declaración:

“Como directora de la Unidad para las Víctimas, lamento profundamente los hechos de violencia que hoy ocurrieron en la ciudad de Bogotá, donde resultaron heridos varios miembros del pueblo embera, en especial niños, niñas y mujeres, quienes han sido víctimas del conflicto armado, así como miembros de la fuerza pública que fueron agredidos.

Creo que nosotros estamos llamados como sociedad a resolver a través del diálogo los problemas. Reconocemos que el problema del desplazamiento forzado de miembros del pueblo embera en Colombia es de larga data y lo hemos vivido todos y todas en diferentes regiones del país y ciudades capitales.

Sabemos del enorme esfuerzo que las instituciones en las ciudades han realizado, como también lo ha hecho la Unidad para las Víctimas, pero sabemos que frente a una realidad del conflicto armado estructural, estos esfuerzos resultan siendo insuficientes.

Nosotros estamos trabajando de la mano de la Alcaldía de Bogotá para hacer un retorno digno de estas comunidades y, desde mi llegada a la Unidad para las Víctimas, estamos construyendo una ruta con ellos. En algunos casos hemos llegado a un acuerdo para lograr un retorno con dignidad a estos territorios de la mano de sus autoridades.

Quiero dar un parte también a la ciudadanía de que en este momento vamos a instalar una mesa de trabajo conjunta para atender, junto con la Alcaldía de Bogotá, los asuntos urgentes de esta comunidad en términos de Atención Humanitaria, pero también en términos estructurales de cómo vamos a hacer el retorno para quienes voluntariamente puedan retornar a su comunidad o para quienes tengamos que reubicar.

Quiero hacer un llamado y hacer una reflexión de rechazo total como directora de la Unidad a que no sea a través de la violencia como se llegue a la resolución de los conflictos sociales. Es importante que todas las entidades del Estado podamos concurrir a trabajar de manera conjunta para entender esta problemática, que no es una problemática de ahora, que es una problemática que viene desde hace muchos años y que, sin duda, estamos trabajando para resolverla, pero que requerimos trabajar conjuntamente para atender una problemática más estructural que debemos resolver en estos territorios de donde provienen estas comunidades”. 

Buenaventura será piloto de reparación integral para la Paz Total

La Unidad para las Víctimas implementará de forma acelerada la reparación integral en este puerto del Pacífico en todos sus componentes: reparación individual y colectiva, retornos y reubicaciones, atención y asistencia.

El anuncio fue hecho por la directora general en el Diálogo Vinculante del Pacífico. En este evento también participó la vicepresidenta Francia Márquez, quien confirmó que, de la mano de la directora Tobón, se impulsará el piloto de reparación integral.

De igual forma, la directora de la Unidad informó que se adelantarán diálogos y concertación con los Sujetos de Reparación Colectiva a través de un plan de choque, el cual permitirá implementar de forma efectiva las medidas contempladas en los Planes Integrales de Reparación Colectiva Étnicos y No Étnicos.

Además, se realizará un trabajo de valoración y registro para la inclusión y reconocimiento de Sujetos de Reparación Colectiva Urbanos, se atenderán a las comunidades que se encuentran confinadas y se impulsarán los planes de retorno y reubicación.

“Como Unidad para las Víctimas, nos sumamos a la ruta de prevención y atención humanitaria que atenderá a las víctimas del conflicto armado de esta zona de influencia, donde se está realizando este importante acuerdo”, aseguró la directora.

En su intervención también anunció que la Unidad revisará los compromisos derivados de las mesas de concertación con las comunidades y los que surgieron en el Acuerdo del Paro Cívico de Buenaventura pactados desde 2017.

Cabe destacar que, de acuerdo con el Registro Único de Víctimas, en la zona de influencia hay 19 Sujetos de Reparación Colectiva, cuatro de estos de pertenencia indígena y 15 afrodescendientes.

En el marco de sus competencias, la Unidad para las Víctimas ha venido realizando la entrega permanente de Atención Humanitaria a hogares víctimas de desplazamiento forzado que están identificados con algún nivel de carencias en la subsistencia mínima.

Más de 520 víctimas en Santa Marta recibieron indemnización

MAGDALENA›SANTA MARTA

La Unidad para las Víctimas por medio de su territorial Magdalena entregó 528 cartas de indemnización por valor superior a los $3.632 millones a lo largo de cuatro jornadas desarrolladas en Santa Marta.

La población beneficiada proviene de los municipios de Aracataca, Ariguaní, Cerro de San Antonio, Chibolo, El Banco, Ciénaga, Guamal, Pivijay, Plato, Sabanas de San Ángel, Santa Ana, Zona Bananera y Santa Marta.

Durante las entregas realizadas en el Centro Regional de Atención a Víctimas se dio orientación en inversión adecuada de los recursos con las cuatro líneas diseñadas: compra o mejora de vivienda, negocio propio, inmueble rural y educación.

“El dinero que he recibido he decidido invertirlo en mejora de vivienda, ya que se encuentra bastante averiada”, dijo Delcy Camastro Camacho, una de las beneficiarias.

En un mes estará listo el registro de víctimas de desaparición forzada

Para este propósito la Unidad para las Víctimas y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas trabajarán en la actualización del registro de víctimas de este hecho.

BOGOTÁ, D.C.›BOGOTÁ, D.C.

La Unidad para las Víctimas y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas se reunieron este lunes para establecer una ruta de trabajo con el objetivo de consolidar el registro de víctimas de desaparición forzada.

Las entidades plantearon realizar conjuntamente los esfuerzos necesarios para que en un mes quede lista la actualización de este registro. Actualmente, en el Registro Único de Víctimas están incluidas por este hecho 139.035 víctimas indirectas y 50.704 directas.

Es importante destacar que la Unidad para las Víctimas hace acompañamiento psicosocial a familiares de víctimas de desaparición forzada durante los procesos de búsqueda y entrega de cadáveres y brinda herramientas que minimizan el impacto emocional y genera espacios de homenaje y memoria para la dignificación de las víctimas.

También, la Unidad para las Víctimas cuenta con una Ruta para Familiares de Desaparición Forzada en Contexto y Razón del Conflicto, un documento que establece un paso a paso para la búsqueda de personas desaparecidas, las instituciones competentes y los derechos que deben ser garantizados en este proceso.

El trabajo articulado para la actualización del registro de víctimas de desaparición forzada que harán la Unidad para las Víctimas y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas fortalecerá estos procesos y permitirá a sus familiares garantizar con mayor efectividad sus derechos.

Habrá ruta étnica para atender a comunidades indígenas en Bogotá

La Unidad para las Víctimas y el Distrito Capital trabajarán en una ruta especial con enfoque diferencial étnico para atender, asistir y garantizar el retorno digno a las comunidades indígenas asentadas en la capital del país.

La decisión se toma para mejorar el diálogo con las comunidades indígenas en Bogotá, garantizar efectivamente sus derechos y responder a las necesidades y solicitudes reales de estas. 

La Unidad para las Víctimas ha venido trabajando  junto con las entidades del Distrito y del orden nacional en los procesos de atención a las comunidades indígenas asentadas en la ciudad.

En ese sentido, ha acompañado cinco retornos de más de 512 familias embera, lo que corresponde a 1.638 personas, respetando los principios de voluntariedad, subsidiariedad, seguridad y dignidad y brindando apoyo en logística, alimentación, transporte, ayudas humanitarias y entregas de kits de hábitat. Cabe destacar que la entidad ha destinado cerca de 2.000 millones de pesos en todas las fases de dichos retornos.

Entre cantos y llantos cuatros familias despiden a sus seres desaparecidos

MAGDALENA›SANTA MARTA

La Unidad para las Víctimas y la Fiscalía General de la Nación realizaron durante tres días la entrega digna de cadáveres a los familiares de cuatro víctimas de desaparición forzada y homicidio en el marco del conflicto. 

Las cuatro personas fueron desaparecidas en los años 1997, 2001, 2002 y 2004 y sus restos fueron entregados a sus familias en un acto privado en Santa Marta para su sepelio en los municipios del Reten y Santa Marta, en el Magdalena; El Copey, en el Cesar, y Florián, en Santander.

Los hechos de violencia sucedieron en el corregimiento de San Antonio, en San Onofre (Sucre); Orihueca, Sabanas de San Ángel y en la jurisdicción del municipio de Aracataca (Magdalena) .

Dionicio Puentes Brieva, hermano de Carlos Alberto, desparecido hace 18 años, expresó: “Gracias a Dios nos entregaron a nuestro hermano después de 18 años, desconocíamos su paradero, pero ya hoy vamos a recibir sus restos y llevarlo a nuestro pueblo. Aquellos familiares que tienen seres queridos desaparecidos, que no pierden la esperanza y sigan luchando por ellos que tarde o temprano los encuentran”.

Algunos familiares, hijos, hermanos y padres, hicieron un homenaje a través de canciones inspiradas en las personas desparecidas quienes fueron resignificadas de esta manera.

En este proceso se brindó acompañamiento a la diligencia judicial y ayuda psicosocial por parte de los funcionarios de Unidad para las Víctimas, que consiste en soporte en momentos emotivos de dolor y sufrimiento que viven los familiares al reencontrarse con su ser desaparecido.

Con medida de reparación, familias abren negocios en Cáceres

ANTIOQUIA›CÁCERES

En el pasado sufrieron las pérdidas materiales y emocionales por el desplazamiento forzado causado por el conflicto armado. Años después regresaron o se reubicaron en Cáceres, donde ahora resurgen como propietarios de sus negocios gracias a la reparación a las víctimas. 

Las tiendas de abarrotes, restaurantes, panaderías, heladerías, cafeterías, papelerías, salones de belleza y talleres de confecciones son los nuevos proyectos productivos de 58 familias que abren sus puertas y vitrinas en este municipio antioqueño. 

Como parte de los planes de retornos y reubicaciones a favor de la población desplazada, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas les entregó dotaciones de maquinaria, mobiliario e insumos.

Una de ellas es Clara Inés Trespalacios. Tras recibir el mobiliario y equipos para comenzar con su restaurante afirmó sonriente que “se hace realidad un sueño que tenía desde hace mucho tiempo y no tenía cómo realizarlo y así salir adelante y dejar todo lo malo que nos pasó atrás”.

Ella, como muchos de los beneficiarios de estos Esquemas Especiales de Acompañamiento Familiar, sufrieron el desplazamiento forzado luego del asesinato y desaparición de familiares, intentos de reclutamiento forzado de menores, despojo de tierras y otros delitos por parte de guerrillas y grupos de autodefensas. 

Estas familias fueron seleccionadas con apoyo de las alcaldías para identificar la experiencia y capacidad de generación de ingresos, las condiciones socioeconómicas y la situación de vulnerabilidad. También se diseñó con ellas un plan de negocios.

La semana pasada, otras 68 familias recibieron estas dotaciones para iniciar o fortalecer sus unidades productivas en Dabeiba.

En Antioquia, la Unidad para la Reparación a las Víctimas implementa más de 70 planes de retorno y reubicación en más de 30 municipios priorizados, donde ha entregado cerca de 2.500 de estos esquemas (unidades productivas) y cerca de 300 esquemas comunitarios, con una inversión superior a los 23.000 millones de pesos. 

5/5 - (1 voto)